Exámenes Primaria

Calendario del proceso a seguir en las oposiciones de Primaria 2015 / Imagen María Delgado

Me gustaría ilustrar, a través de esta fotografía del calendario provisional del proceso a seguir en las oposiciones de profesores de Primaria del 2015 -que empezarán el próximo 23 de junio- la frustración con la que muchos aspirantes nos enfrentamos a esta prueba.

Para que luego todos aquellos que se mofan de que el examen era fácil, entiendan que los 23.000 aspirantes a no se qué pocas plazas de maestros de Primaria, tendrán unos “tribunales” que en escasos cuatro días  (son cinco personas en cada tribunal) deberán leerse unos 210 exámenes, con una media de 30 ejercicios en el primer examen, una libretilla de entre seis u ocho hojas, con diez ejercicios de supuesto  práctico y la exposición de un tema que nunca lleva menos de seis u ocho folios por ambas caras, con caligrafías deterioradas por las cinco horas de encierro… Es decir, que esos 210 exámenes se traducen en unos cuantos cientos de páginas por tribunal. Ademas, la ley obliga a que la lectura sea en voz alta y con la escucha de todos los miembros y no a que se reparta el trabajo… pero aún haciendo la vista gorda y pensando que se reparten el trabajo…. ¿se cree la sociedad que se lo  pueden a leer de verdad con la atención requerida? JA, JA, JA….

Y no contentos con eso, esperan un descalabro de muchísima gente en la primera parte, porque en realidad, en cinco días sería imposible escuchar a más de 30 personas ya que cada uno expone una hora o más las preguntas, y eso suponiendo que pudieran escuchar a seis diarios (que serían ocho horas de trabajo). No podrían escuchar, lo dicho,  a más de 30 personas. Luego los tribunales tendrán un tope de aprobados para la primera parte. ¿Y si aprobaran todos? Eso no lo contemplan, ¿se las cargarían igual?

Y AHORA… ¿con qué cara vamos a ir el 23 a examinarnos, si al ver nuestro tribunal, con suerte pasará un cuarto de los que allí estemos?

 

 María D.

Collado Villalba

 

Nota de Villalba Información: Este artículo de opinión ha sido corregido, pues por error había sido publicado en un primer momento el borrador del artículo y no la versión definitiva corregida. Lamentamos las molestias.