Hola querido lector, soy coach, y si tiene cinco minutos le ruego que continúe leyendo hasta el final de este artículo para que no confunda el coaching con lo que hacen Alejando Sanz o Melendi en el programa de Tele5: “La Voz”, y le dé mi punto de vista…

Las personas normalmente solemos estar situadas en un sitio que llamamos zona de confort, es ese sitio donde nos sentimos a gusto, tranquilos, protegidos, con certidumbre y todo lo tenemos controlado. Cuando salimos de ella, mediante nuestra propia acción o por otro motivo, es cuando perdemos ese estado y notamos que algo se mueve por dentro de nosotros porque no lo queremos hacer o no vamos a saber cuál es el resultado final.

El aprendizaje, el crecimiento personal, se obtiene cuando ocurren este tipo de situaciones. Pero, ¿cuál será ese aprendizaje?, ¿esos resultados?; los esperados (y nuestra confianza será alta) o fracasos (y… NO! ALTO! STOP! Lo que conseguiremos entonces serán resultados distintos de los esperados y de ahí obtendremos un conocimiento que nos servirá para la próxima vez. No más fracasos por favor, son oportunidades para la próxima vez hacerlo mejor).

La cuestión es, ¡¿y yo como salgo de la zona de confort?!. Cuando no hagas cosas a las que estás acostumbrado, por ejemplo, cuando te plantees un objetivo, una meta, un reto… algo que tú quieras conseguir. Cambiar/conseguir trabajo, cambiar/conseguir pareja, aprender idiomas, ponerte en forma, etc …

Y aquí es donde entra el coaching.

El coach, yo, te preguntaré: “¿Qué es lo que quieres conseguir?. ¿Qué objetivo te has propuesto?”. Y a partir de aquí comenzará un camino nuevo para ti donde te darás cuenta de cosas como las siguientes:

¿qué te hace falta para conseguirlo?
¿en qué situación te encuentras ahora?
¿qué obstáculos te puedes encontrar en el camino
¿qué te está impidiendo avanzar?
¿lo has conseguido alguna vez?
¿cuándo no avanzas en lo que quieres, qué te dice esa vocecita interior?
¿a qué tienes miedo: al fracaso, al rechazo, al éxito, al qué dirán?
Y la más importante: ¿para qué lo quieres conseguir?
… y así hasta que tomes conciencia, hasta que te des cuenta y de repente exclames algo de la forma: “Ya lo tengo!!. Lo que me pasa es esto …”. Y sólo será el primer paso de una nueva vida que se abre ante ti porque te conocerás un poco mejor y te darás cuenta de cosas que llevabas dentro y ahora han salido fuera.

Nuevamente el coach, yo, te preguntaré: “y ahora que sabes lo que tienes y lo que te hace falta para conseguir tu objetivo ¿qué vas a hacer?, dime todas las posibilidades que se te ocurran, aunque parezcan descabelladas, saca lápiz y papel y escribe por lo menos una lista de quince cosas que puedas hacer para conseguir eso que quieres…”.

A partir de aquí se establecerá un plan de acción. Donde tú priorizarás el orden de las acciones que vayas a llevar acabo. Dentro de ese plan, por cada acción responde a esto: cuándo, dónde, cómo, con quién, a quién, cuánto, ….?!.

Y lo más importante, para finalizar: el coach, yo, te preguntaré: “¿Cuál es el grado de compromiso que tienes para conseguir tu objetivo?”. Y si tu respuesta es inferior a una 90%… revisa lo que quieres porque lo más probable es que no lo vayas a conseguir.

Aquí radica el éxito en la vida: ¿Qué compromiso tienes para lograrlo?

Y espero de todo corazón que sea un: 100%.

Por último, y para despedirme de ti, te pregunto: ¿Qué vas a hacer para que esta semana sea diferente?

 

Muchas gracias y feliz día!

Un cordial saludo,
Guillermo Dorado

Coach Personal. Formador