Cuando en la sala se encienden las luces que marcan el fin, algunas películas son capaces de causar un cierto desasosiego, un mal rollo que se te agarra al estómago y del que tardas algún tiempo en desprenderte.

Por circunstancias ajenas a sus autoras, Villalba Información pone hoy fin a una etapa que comenzó hace tan solo nueve meses y ha constituido una fuente inagotable de alegrías, sorpresas e incluso algunas preocupaciones. Pero lo cierto es que, salvando las distancias, sus dos periodistas no podemos evitar ahora sentirnos en la piel de esa madre que se ve obligada a abandonar a su hijo-robot en un bosque sombrío. No tiene otra opción, pero ello no disminuye su dolor.

Durante este tiempo nos hemos dejado esa piel, nuestro esfuerzo y nuestro tiempo, para ofrecer día a día información, entrevistas, reportajes y noticias de calidad en Collado Villalba, con total independencia y con la única premisa de ser veraces. De contar la verdad, aunque en periodismo la verdad no existe, sino que son muchas las facetas que vienen a componer una variopinta realidad. En realidad, nuestra tarea tiene como objetivo tratar de arrojar algo de luz en este mundo cada vez más oscuro y con escasas concesiones a la reflexión y el análisis.

En todo caso, siempre hemos tratado de ser honestas y fieles a unos principios que han constituido nuestra guía. A pequeña escala, estas dos periodistas “de pueblo” -a mucha honra- hemos tratado de denunciar la injustificia, la mentira, la avaricia, el maltrato o el sufrimiento, le pese a quien le pese y, sobre todo, desde la más absoluta humildad.

En este mundo no existen los héroes, pero sí hay personas que tratan de aportar su granito de arena para mejorar la vida de quienes les rodean, con equivocaciones, con tropiezos, claro está, pero sin apartarse del camino. Hay miles de ellas a nuestro alrededor. Solo hace falta abrir bien los ojos para verlas, y en ellas nos hemos inspirado.

Nuestras nuevas obligaciones laborales nos llevan por otros derroteros, pero nos permitimos dejar la puerta abierta para seguir informando sobre todo aquello que esté mal, que sea injusto, que alguien desee denunciar o, sobre todo, que merezca la pena ser contado. Nuestras actualizaciones y noticias ya no podrán ser diarias o semanales. Publicaremos cuando alguien nos necesite, cuando tengamos un respiro o, especialmente, cuando alguien quiera que algo no se publique.

Últimamente hemos intentando compatibilizar el desempeño de esas nuevas tareas, laborales y familiares, con el habitual trabajo de informar a los villalbinos, lo mejor que sabemos, sobre aquello que acontece en la ciudad, pero no ha sido posible. En los últimos días este periódico no ha podido ser convenientemente actualizado, y al no poder mantener la calidad que pretendíamos, el análisis sosegado, la capacidad para contrastar la noticia, la consulta a las distintas fuentes, la investigación o el conveniente repaso a la hemeroteca, preferimos hacer un alto en el camino y, ¿quien sabe?, retomar el trabajo diario en Villalba Información algún día, esperemos no muy lejano.

Algunos creen que los medios pequeños, libres e independientes no tienen futuro, pero el interés despertado por este periódico nos ha demostrado lo contrario. Nuestro público ha ido creciendo de una forma completamente inesperada para nosotras y durante el último mes hemos recibido más de 50.000 visitas, el 80% de la población de Collado Villalba. En total, en esta primera etapa que se cierra, han sido 300.000. Pero lo que realmente nos hace sentir satisfechas no son tanto los números, tristemente manipulables, como el interés demostrado, vuestras muestras de apoyo y agradecimiento, y sobre todo, el debate que hemos conseguido generar. Vosotros, lectores, habéis sido nuestro premio. No os merecemos.

Desde aquí os damos las gracias y aprovechamos para despedirnos de todos los villalbinos maravillosos que hemos conocido y re-conocido. Gracias por intentar hacer de Collado Villalba una ciudad mejor, entre todos. Gracias.

 

Hasta pronto

Graciela y Angélica