Tecnica-pionera-Hospital-Villalba
El Dr. Cenjor, en el centro de la imagen, junto al resto del equipo quirúrgico / Cedida IDC Salud

Un equipo de otorrinolaringólogos y cirujanos maxilofaciales ha tratado con éxito a dos pacientes con esta técnica mínimamente invasiva, denominada sialoendoscopia

La formación de piedras en los conductos salivares (sialolitiasis) afecta a un 1,2% de la población y causa con dolor e inflamación

Un equipo de especialistas liderado por el doctor Carlos Cenjor ha aplicado con éxito, por primera vez en el Hospital General de Villalba, una novedosa técnica endoscópica que permite eliminar los cálculos en los conductos de las glándulas salivares (sialolitiasis) sin necesidad de recurrir a una cirugía abierta que, en muchas ocasiones, conllevaba la extirpación de las glándulas parótida y submaxilar.

La técnica, denominada sialoendoscopia, consiste en la introducción por la papila del conducto salivar de una sonda flexible de 1,5 milímetros de diámetro (como un cabello) dotada de una microcámara para localizar, y en su caso extraer, las piedras que se forman ocasionalmente e interrumpen el flujo de la saliva, que suelen tener un diámetro de entre 3 y 5 milímetros.

La aparición de cálculos en estos conductos es una patología relativamente frecuente que, según los últimos estudios publicados al respecto, afecta al 1,2% de la población -unas 76.000 personas en la Comunidad de Madrid- en su mayoría varones de entre 40 y 60 años. Esta patología suele causar dolor e inflamación de la región submandibular y puede ser el origen de infecciones y supuraciones en la boca, provocando un importante deterioro en la calidad de vida.

El primero de los pacientes tratados con sialoendoscopia en el Hospital General de Villalba es un varón de unos 40 años que presentaba una sialolitiasis múltiple, mientras que el segundo de los casos ha sido el de una mujer de mediana edad que presentaba una infección de repetición en ambas glándulas parótidas. En este segundo caso la técnica ha sido empleada para diagnosticar la patología y, posteriormente, proceder a la limpieza de los conductos afectados.

En lo que se refiere al diagnóstico, se ha realizado utilizando la técnica más avanzada disponible en la actualidad, la denominada sialoresonancia de glándulas salivares que lleva a cabo el Servicio de Diagnóstico por Imagen. Se trata, según el doctor Cenjor, de “una aplicación pionera en España, no invasiva y que evita que el paciente sea sometido a radiación”.

El equipo médico estaba formado por especialistas en otorrinolaringología (los doctores Carlos Cenjor, Álvaro Sánchez Berrueco y Gonzalo Díaz Tapia), el jefe de Cirugía Maxilofacial del Hospital General de Villalba, el doctor Juan Rey, y las doctoras Paula Barba y Lorena Pingarrón, también especialistas en Cirugía Maxilofacial.

Una intervención sin apenas efectos secundarios

“Esta técnica endoscópica presenta numerosas ventajas para los pacientes, ya que al ser mínimamente invasiva evita todos los inconvenientes de la cirugía y permite resolver el problema, en la mayoría de los casos, sin efectos secundarios reseñables, sin olvidar que estamos ante un procedimiento ambulatorio”, señala el doctor Cenjor, responsable de la Unidad de Sialoendoscopia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y del Hospital General de Villalba

En cualquier caso, resulta importante que el paciente llegue a la consulta del especialista lo antes posible una vez detectado el problema por parte del médico de Atención Primaria, sobre todo si el enfermo ha recibido tratamiento conservador con antibióticos, antiinflamatorios y estimuladores salivares y no ha funcionado. “El éxito de esta técnica es muy alto, superior al 80%, pero aumenta de forma muy importante cuando los cálculos todavía no son excesivamente grandes”, agrega el doctor Cenjor.