paren-mundoDESDE UTOPÍA. Un día cualquiera, frente al televisor, una cadena cualquiera. Es la hora de los informativos, no sé si ver las noticias será lo mejor para mi actual estado de ánimo, pero qué caramba, ¡sursum corda! Me armo de valor y de un café bien cargado y a escuchar lo que pasa por el mundo.

El clan de los Ruiz Mateos recibe la imputación de dos de sus retoños. Bárcenas, ese señor que salió de la cárcel pisando fuerte, muy fuerte, y agradeciendo a Rajoy su mensaje de ánimo, ya tiene nuevo abogado. Por el escándalo de las tarjetas black se imputa a otros 78 individuos. Israel bombardea el sur de Líbano causando la muerte, entre otros, a un casco azul español allí destacado. En Grecia Tsipras anuncia la subida del SMI, electricidad gratis para los 300.000 hogares en situación precaria, dice que revocará los despidos institucionales, frenará las privatizaciones… pero la bolsa se desploma, la tercera fuerza política es la fascista Amanecer Dorado y se le olvida nombrar a alguna mujer entre los diez varones que formarán su gobierno. El Sr. Monedero es investigado por Hacienda y algunos medios dudan de la veracidad de su currículo. Acto seguido sale el Sr. Hernando, nuevo portavoz del PP y llama al dirigente de Podemos, Sr. Billetero (sería para emular a Pablo Iglesias, que en la Sexta TV se cansó de llamar al periodista Eduardo Inda Pantuflo). Se sigue la evolución del lamentable accidente del F-16 griego en Los Llanos. Algunos de los sacerdotes del llamado clan de los Romanones siguen impartiendo misa en sus pueblos de Granada. Una paciente que rechazó una derivación optando por la sanidad pública lleva siete meses esperando una operación, a pesar de que la Xunta garantizó que no habría más de sesenta días de demora.

En un momento me han contado que la corrupción, la economía de los ricos, la guerra, la pobreza, el resurgimiento del fascismo, la discriminación hacia las mujeres, la falta de elegancia en la política, la manipulación, la pederastia y lo mal que nos están dejando la sanidad pública, podrían dejar a los Cuatro Jinetes Del Apocalipsis como simples aficionados.

Así que al igual que Mafalda grito: ¡Paren el mundo, me quiero bajar!

Todavía hay alguna noticia más, pero por hoy basta de calamidades, el café se me ha quedado helado, y mi ánimo está por los suelos; pero me animo un poquito porque anuncian un concierto solidario Por un mundo sin ELA, que digo yo que parece más efectiva esta acción que la de empaparse con un cubo de agua helada ante las cámaras, ya que la recaudación íntegramente se destinará a la investigación de la cura de esta enfermedad, con todos mis respetos por los que optaron por esta actual modalidad. Y unida a esta iniciativa se recuerda que hace 20 años otra campaña solidaria, la grabación altruista del tema We are the world luchaba contra el hambre en África que causaba millones de muertos frente al entonces cómodo mundo occidental.
Era mucho pedir, ahora en el noticiario llegan los deportes… ¡dos partidos de sanción a Ronaldo! Pero hombre si la culpa siempre la tiene el árbitro.

NINES BARBERO